Blog

Método Montessori para un dormitorio infantil

Método Montessori para un dormitorio infantil

El método Montessori fue creado por María Montessori, una pedagoga, educadora, filosofa y científica italiana que dedicó gran parte de su vida a buscar soluciones que mejorarán la educación infantil, desde una perspectiva autosuficiente.

Este método educativo trata de darles libertad a los niños para aprender y desarrollarse por sí mismos, en un ambiente comprensible y mediante estímulos cariñosos.

A fin de que el niño pueda aprender y sacar todo su potencial ha de estar en un entorno conveniente que promueva su correcto desarrollo. Montessori daba un papel meramente orientador a los adultos, acompañado siempre de atributos afectivos y compresivos.

En un inicio este método fue creado con fines meramente académicos, pero con el paso del tiempo, ha ido ganando terreno en el campo familiar, y son cada vez más las familias que recurren a sus herramientas para aplicarlas en su hogar.

Por ello, hoy en Lumasa, os vamos a contar las claves de este método y las claves del Método Montessori para un dormitorio infantil.

 

Claves del Método Montessori 

Los puntos clave en el método Montessori son los siguientes:

  • Permite a los niños que exploren su entorno con libertad completa.
  • Los elogios harán que aprendan a valorar las cosas.
  • Las críticas en exceso provocarán que aprendan a juzgar a los demás de manera negativa.
  • Si eres justo con él, él lo será con los demás.
  • No ridiculices a un niño ya que así forjarás una personalidad tímida.
  • La baja autoestima de los niños tiene que ver con denigrarles y subvalorarlos.
  • Escúchalo siempre. Ayúdale cuando te lo pida pero intenta que sea el él que encuentre la solución por si solo.
  • Observa sin intervenir, evitar detener los movimientos de los niños provoca que estos realicen actos por imposición y no por propia voluntad.

Dormitorio Infantil Montessori

Es habitual pensar en el futuro a la hora de decorar una habitación para nuestros hijos. No es raro encontrarnos con habitaciones de niños de 3-4 años que puedan ser de utilidad incluso hasta su adolescencia, es cierto que con ello logran que la habitación les pueda durar muchos años, pero cada etapa tiene su naturaleza, y diseñar una habitación pensando en el futuro y no en el presente es un gran error.

Una habitación regida por el código Montessori debe diseñarse siguiendo la búsqueda del estímulo infantil, provocando que los niños jueguen, aprendan y experimenten con su entorno.

Podemos decir que a la hora de decorar, este método se basa en cinco principios básicos: la simplicidad, el orden, la autonomía, la accesibilidad y la belleza.

 

Mobiliario y elementos decorativos Montessori

Decorar un dormitorio infantil con el estilo Montessori tiene algunas ventajas como:

  • El niño gana autonomía e independencia.
  • Recibe libertad para hacer volar su creatividad.
  • Es capaz de adaptarse a los ambientes distintos.
  • Cada niño lleva una velocidad distinta de aprendizaje, pero generalmente este método hace que su aprendizaje sea más rápido y que él mismo sea el protagonista de esto.

Comencemos con lo más importante de un dormitorio, la cama. Es importante que cuidemos la transición cuna-cama, por ello una cama a ras del suelo, donde no pueda caerse ni sentirse inseguro es idóneo. Esto favorece a la autonomía del niño.

En cuanto a los colores de la habitación, debemos rehuir de los colores fuertes. Los colores pastel, aportan calidez y comodidad a la estancia. Los papeles pintados o los murales, son una idea estupenda para esta estancia. También podemos incluir elementos como pizarras para que desarrollen su creatividad.

 El suelo también es una elemento importante es este tipo de decoración. El mejor lugar para jugar es sin duda el suelo, por ello debe ser un espacio despejado. Debemos pensar en un tipo de suelo que no se enfríe en exceso, como la madera, o incluir alfombras donde el infante pueda jugar sin preocupaciones.

Continuando con los armarios y los elementos de almacenaje de juguetes o cuentos, debemos facilitárselo todo a su medida. Deben ser muebles sencillos, sin puertas o sin opacidades, donde el niño no pueda apreciar lo que hay dentro de este. Todo esto debe estar diseñado a su altura. Con ello conseguiremos fortalecer la autonomía de nuestros pequeños cediéndoles responsabilidades como colocar la habitación después de jugar o coger su propio pijama del armario.

La luz natural es un elemento excelente en los dormitorios y sobretodo en los dormitorios de los más pequeños. Si disfrutas de grandes ventanales, intenta utilizar cortinas que permitan que entre la luz solar. También tienes que cuidar la iluminación artificial, colocando luces y bombillas que no dañen la visión de los pequeños

Si tiene alguna duda con este método de decoración o desea adaptar la habitación de tu pequeño, en Lumasa Proyectos nos ponemos a tu plena disposición para lograr una habitación Montessori estimulante, práctica y de calidad, cuidando todos los detalles para conseguir el mejor proyecto posible.

Abrir chat